Cuatro criterios clave para encontrar stakeholders para una implementación exitosa de RFID

Para implementar con éxito la RFID en el comercio minorista, la propiedad y dedicación son cruciales. Los proyectos de RFID ya no son propiedad de un stakeholder o de un departamento en un silo. El mundo de las compras está cambiando rápidamente y también lo hacen los stakeholders de las organizaciones minoristas.

Recientemente, durante la edición virtual de NRF 2020: Retail’s Big Show – Chapter One – el mayor evento del mundo de tecnología para el comercio minorista, organizamos una ‘Mesa redonda de maestros de la RFID’. Reunimos a experimentados gestores de proyectos de RFID a gran escala que compartieron su visión y sus mejores prácticas.

Una pregunta del público me hizo reflexionar. ‘¿Quiénes son los stakeholders en la implantación de la RFID en el comercio minorista?’. Por reflejo, habría respondido: ‘Por supuesto, las operaciones minoristas, la logística y las IT’. Luego me di cuenta de que la composición de los stakeholders en el proyecto ha cambiado desde entonces. Entonces, ¿cuáles son las características cambiadas de los proyectos de RFID que impulsaron esto? ¿Y qué stakeholders participan en un programa de este tipo?

 

TIENDAS EN LA NUEVA NORMALIDAD

Los minoristas se están transformando en organizaciones digitales omnicanal. En el contexto de las medidas relacionadas con la COVID-19, la adopción de lo ‘digital’ se ha acelerado. Estos avances han traído una nueva forma de pensar en muchas organizaciones minoristas. A medida que los consumidores se acostumbran a las compras virtuales y los minoristas se apoyan más en lo digital, la adopción acelerada de la omnicanalidad está impulsando nuevos comportamientos de compra que probablemente tendrán un impacto duradero.

La pandemia ha acelerado el paso de las tiendas físicas a las compras digitales en tan solo 5 años. –IBM, US Retail Index.

Buenos ejemplos de este desarrollo acelerado son marcas como Lululemon, Nike o l’Oréal. Todas ellas esperan una simbiosis del comercio online y offline. Y para hacer frente a los retos que suponen estos cambios, los minoristas necesitan dos elementos esenciales; disponer de los datos adecuados, y de las herramientas y sistemas inteligentes para ejecutarlos.

Con el uso de RFID, podemos acceder a los productos en cualquier punto de nuestra red, no sólo en los centros de distribución, sino también en nuestras tiendas y en los envíos desde las tiendas. – Calvin McDonald, CEO, Lululemon

 

IMPULSORES DE LA ADOPCIÓN DE RFID Y PROPUESTA DE VALOR A LO LARGO DE LOS AÑOS

Los principales impulsores de la adopción de proyectos RFID en el mundo minorista han cambiado en los últimos años. Todo empezó con el lanzamiento del EPC Gen2 standard en 2008. Cuando nació el ‘Código Electrónico de Producto’ (EPC) y se estandarizó la forma de comunicación a través de la ‘interfaz aérea’, se desbloquearon ventajas tecnológicas como la lectura masiva y a distancia de los artículos:

  • En los primeros años, desde 2008 hasta 2011, los “Valientes Pioneros” empezaron a probar la tecnología, creyendo en el potencial que tenía, pero tomando el riesgo de fracasar. Los proyectos eran muy complejos y tenían como objetivo demostrar que la tecnología funcionaba.
  • Entre 2012 y 2014, los “Entusiastas de la tecnología” querían desplegar la última y mejor tecnología, evaluando la RFID como la nueva novedad. Los casos de uso, sin embargo, fueron diseñados en torno al enfoque de utilizar la RFID como una herramienta de automatización.
  • Después, en el periodo entre 2015 hasta 2017, se estableció una mayoría de quienes veían la “ventaja competitiva” de la RFID y sus beneficios en cuanto a la precisión de las existencias. Desplegaron la tecnología para adelantarse a sus competidores.
  • En los últimos años, específicamente desde 2018, la mayoría de minoristas reconocieron RFID como el “Omnichannel Enabler”. La tecnología se considera una base fundamental para crear visibilidad de las existencias y garantizar la disponibilidad de la mercancía en los distintos canales de venta.
  • Ahora que la COVID-19 ha cambiado los comportamientos de los consumidores y minoristas, podemos esperar que los próximos años den forma a una ‘nueva normalidad’ en la que probablemente las tiendas actuarán como ‘mini-DC’, ‘microcentros’ o ‘centros de omnicanalidad’.

 

CRITERIOS CLAVE PARA IDENTIFICAR A LOS STAKEHOLDERS EN SU ORGANIZACIÓN

Al igual que en otros proyectos, los proyectos de RFID en las organizaciones minoristas necesitan un propietario del proyecto. Normalmente el propietario del proyecto suele ser una persona o un departamento que ve las claras ventajas de la tecnología. El propietario del proyecto se encarga de investigar los casos de uso, y los proveedores y de iniciar una prueba para validar el caso de negocio.

Aunque pueda parecer obvio, es esencial centrarse en las relaciones que más importan cuando se sale a buscar stakeholders afines dentro de la empresa. Porque si involucras a todos los miembros de tu organización, tendrás una larga lista en poco tiempo. Pero eso es una pesadilla en potencia. Entonces, ¿cómo elaborar una lista más corta y coherente?

Un buen punto de partida es responder a las siguientes preguntas sobre cada candidato. Le ayudarán a dirigir la energía y los recursos de su departamento hacia las relaciones y actividades adecuadas. Las preguntas y los ejemplos se han extraído de mis años de experiencia trabajando con una gran variedad de organizaciones minoristas.

  1. ¿Tiene el stakeholder un impacto fundamental en el rendimiento de su organización? (Respuesta obligatoria: sí).
  2. ¿Puede identificar claramente lo que quiere el stakeholder? (Respuesta obligatoria: sí.)
  3. ¿Se puede implantar RFID sin el stakeholder o sustituirlo fácilmente? (Respuesta obligatoria: no.)
  4. ¿El stakeholder es un “facilitador” o un “patrocinador” potencial?

 

Es importante dejar claro quién es un facilitador y quién un patrocinador, porque cada tipo de stakeholder requiere un enfoque diferente. Considere si el departamento al que quiere hacer partícipe de su proyecto se beneficiará directamente de la RFID o se enfrentará a una carga de trabajo adicional. Resulta útil dividir a los potenciales stakeholders en dos grupos para reducir la larga lista a una preselección. Esto aumentará la eficacia y el impacto de sus esfuerzos para satisfacer las necesidades de los grupos adecuados.

 

COLABORACIÓN INTERFUNCIONAL CON LOS STAKEHOLDERS

A medida que entramos en la nueva era del comercio minorista, observamos un cambio en las prioridades con un claro enfoque en los servicios omnicanal y en las herramientas y capacidades correlacionadas, como la visibilidad de las existencias, la gestión de pedidos y las aplicaciones móviles. Sin embargo, las organizaciones minoristas se dan cuenta de que necesitan más colaboración interfuncional, ya que

  1. Ningún departamento puede hacerlo todo por sí mismo,
  2. La RFID puede aportar muchas más ventajas a otros departamentos en el futuro
  3. Los stakeholders pueden hacer que sea mucho más fácil “vender” el proyecto al nivel C.

En nuestra experiencia con varios minoristas, he visto una serie de escenarios diferentes, rompiendo los típicos silos como se ha dicho anteriormente. Aquí algunos ejemplos de las áreas de dónde proceden los stakeholders:

  • Comercio electrónico & Omnicanal
  • Comercialización & Asignación
  • Informática & Inteligencia de datos
  • Logística & Cadena de suministro
  • Operaciones de tienda
  • Gestión del cambio & Formación
  • Prevención de pérdidas & Seguridad
  • Gestión de la sostenibilidad

 

EL OBJETIVO FINAL: HACER QUE LA MERCANCÍA ESTÉ DISPONIBLE (DIGITALMENTE)

En los últimos años, y acelerado durante el periodo de confinamiento relacionado con el Coronavirus, ha habido una adopción continua de los conceptos de omnicanal. Minoristas y las marcas reconocen cada vez más el papel fundamental de la visibilidad del inventario para cumplir la promesa omnicanal. Esta evolución tiene un gran impacto en el papel de las tiendas. El inventario de las tiendas se utiliza para satisfacer el aumento de la demanda en línea, y los clientes quieren entrar y salir rápidamente de la tienda para recoger un artículo que han pedido en línea.

La RFID es la herramienta perfecta para conseguir una visión en tiempo real de los niveles de existencias y ampliar su red de distribución aprovechando las tiendas como mini centros de cumplimiento. El éxito de este tipo de implantaciones requiere la participación de todos los stakeholders. De este modo, es un esfuerzo de equipo y beneficioso para más de un departamento.  Y tendrá un impacto positivo en toda la organización minorista.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *