5 errores comunes que pueden hundir los esfuerzos en la prevención de pérdidas

Por: Tom Bolanos, Account Executive US Sales en Nedap Retail

Cualquier gerente de prevención de pérdidas o de operaciones de tienda sabe que la prevención de pérdidas es el resultado, no el esfuerzo . En última instancia, lo único que importa al final del día es cuánta merma puede evitar empleando la última tecnología, ideando la mejor formación y contratando a los empleados más diligentes. Sin embargo, incluso en los mejores escenarios, existen factores que obstaculizan sus esfuerzos de prevención de pérdidas e incrementan la merma. A continuación, se muestran los 5 errores más comunes en la prevención de pérdidas:

1. Falta de una estrategia integral de prevención de pérdidas

La primera y probablemente la más importante razón por la que fracasan los esfuerzos de prevención de pérdidas es la falta de una estrategia integral que se vincule con los objetivos comerciales generales de la organización.

Un estudio de Robert S. Kaplan y David P. Norton para la Escuela de Negocios de Harvard titulado ” La organización enfocada en la estrategia” encontró que “solo el 7% de los empleados comprenden completamente las estrategias comerciales de su empresa y lo que se espera de ellos para ayudar a lograr los objetivos de la misma”.

El objetivo general de la mayoría de los minoristas es vender de manera rentable productos fabricados por un tercero para maximizar el valor para los accionistas, mientras que la tarea de los gerentes de prevención de pérdidas es ayudar a la organización a vender más perdiendo menos.

Si una estrategia de prevención de pérdidas solo se enfoca en prevenir los hurtos, está ignorando las otras piezas del rompecabezas, como asegurar al empleado y las entradas traseras, escanear el inventario entrante para evitar el fraude del proveedor, rastrear cada artículo individualmente para minimizar los errores administrativos y hacer que la tienda sea más segura para empleados y visitantes.

La prevención de pérdidas es un problema que afecta a toda la organización y debe abordarse a nivel corporativo. Cada empleado debe estar informado, consciente y educado sobre las causas y consecuencias de la merma; esto no solo reducirá los robos internos, sino que también hará que todo el equipo esté más alerta.

2. Prevención de pérdidas en el vacío

Junto con la incorporación de la prevención de pérdidas en la estrategia empresarial general, está la integración de los sistemas de prevención de pérdidas en las aplicaciones empresariales existentes.

Los sistemas tradicionales de vigilancia electrónica de artículos (EAS) basados ​​en RF o AM no están integrados con otros sistemas porque son electrónicos y no están controlados por software. Esta falta de integración no solo aísla los esfuerzos de prevención de pérdidas de la empresa de otros procesos dentro de la organización, sino que inhibe al minorista para construir una red de sistemas de refuerzo que trabajen juntos.

Con megatendencias como la omnicanalidad, la globalización, los macrodatos e Internet de las cosas que dan forma al panorama minorista, los departamentos de IT y otros negocios deben trabajar en estrecha colaboración y alinearse mejor con la prevención de pérdidas.

Sin embargo, el estudio The Great Disconnect Between LP and IT encuentra que existen enormes discrepancias entre IT y la prevención de pérdidas; sin embargo, las prioridades de los ejecutivos no se alinean con estas realidades.

Por el momento, solo el 8,3% del presupuesto de IT (sin incluir los estándares de seguridad de datos de la industria de tarjetas de pago (PCI) y los esfuerzos de protección contra violaciones de datos) se dedica a los esfuerzos de prevención de pérdidas. Una de las razones para que este número sea tan bajo es simplemente que otros temas comerciales están teniendo prioridad. La otra razón por la que la prevención de pérdidas recibe tan poca atención de IT es que los sistemas electrónicos no están habilitados para IT y no pueden integrarse en otras aplicaciones comerciales. De hecho, el personal de IT, así como los profesionales de LP, consideran la integración de sistemas como uno de los mayores obstáculos para construir una relación más estrecha.

Con un número creciente de soluciones que incluyen API abiertas, conectividad a Internet y la capacidad de integrarse con aplicaciones comerciales, esto cambiará en los próximos años.

3. Empleados desmotivados

El tercer escollo de la prevención de pérdidas son los empleados desmotivados. El comercio minorista próspera y fracasa con la calidad y la retención de los empleados que contrata.

Si un cliente entra a su tienda y se le acerca casi de inmediato y lo ayuda, hay menos oportunidades de examinar la mercancía, inspeccionar las etiquetas de seguridad y meter los artículos en bolsas forradas con papel de aluminio. Por el contrario, si su personal está ocupado intercambiando los últimos chismes, limandose las uñas o jugando a juegos en su teléfono, hay más oportunidades de robo.

Por último, si sus trabajadores de primera línea no persiguen a un visitante que activó una alarma porque no se quieren molestar o les da demasiada vergüenza, sus esfuerzos de prevención de pérdidas son inútiles.

4. No hay causas claras para las alarmas

La cantidad de alarmas que suenan en su sistema durante el día puede ser un buen indicador si algo anda mal. Por ejemplo, si por lo general tiene de 20-30 alarmas durante el día y esto aumenta repentinamente a 80-100 alarmas diarias, sabe que algo no está bien. Pero a veces es difícil determinar el motivo de las alarmas.

Si su sistema puede descifrar la dirección de la alarma, ya tiene una indicación de la causa del problema.

Una mercancía que cayó detrás de una vitrina y dentro del campo de los arcos de seguridad, puede causar una alarma no direccional. Sin embargo, podría haber un mayor número de alarmas entrantes si la tienda vecina no desactiva sus etiquetas correctamente y los clientes continúan comprando en su tienda.

No conocer las causas de las alarmas le impedirá solucionar el problema subyacente y generará demasiadas alarmas, lo que a su vez ahuyentará a los compradores.

5. Sin actualizaciones del estado de los sistemas

Para la mayoría de los empleados minoristas, el día comienza probando los sistemas de prevención de pérdidas. Tienen que pasar con un artículo alarmado entre los arcos de seguridad para comprobar manualmente si suena una alarma.

Sin embargo, si el sistema no funciona al máximo de su rendimiento, deja de funcionar durante el día o el personal no realiza un control diario, la tienda estará desprotegida durante largos períodos de tiempo.

A menudo, el motivo del mal funcionamiento es simple y podría solucionarse si el sistema pudiera emitir una alerta, por ejemplo, moviendo una pantalla que ha estado bloqueando el sistema EAS.

Además, al tener una conexión a Internet, puede permitir el monitoreo y el mantenimiento de dispositivos remotos, así como actualizaciones constantes de firmware para que su solución siga mejorando con el tiempo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *